El NIÑO QUE VEÍA EN 50 MM

07 de septiembre, 2021 - Fotografía - Comentar -

Comarcal de Lecrín  nº5 / 1ª época

El Valle en Panorámico

Apostando por el 16:9 un formato en desuso

Desde muy pequeño, viajé constantemente a Lanjarón, lugar de vacaciones y pueblo de mis antepasados e inevitablemente he atravesado el valle de lecrín mirándolo a través de la ventanilla del coche y buscando, en las paradas ocasionales de aquellos trayectos, una visión más amplia y detallada del lugar. Buscaba despertar mi curiosidad.

Durante el recorrido entre Padul, Dúrcal, Talará y Béznar, los pueblos y escenas se presentaban ante mis ojos en un primer plano y de forma cesgada, necesitaba no perderme nada.

Desde el interior del coche, la panadería, el refresco en el bar, la parada del bus, todo eran detalles de la vida cotidiana y de sus gentes. Un 50mm. ante mis ojos, un alarde al arte de la improvisación del encuadre.

Después de 40 años, esta visión limitada de la realidad sigue siendo muy constante en todos nosotros y en nuestra vida diaria y con el uso de los móviles, como medio de expresión, se ha multiplicado por millón.

La televisión, la pantalla del ordenador o el cine con su imagen panorámica 16:9 "en movimiento", consiguen despertar nuestro interés por la escenas y sus detalles. Paradojicamente nos dejan respirar aún estando encerrados.

El uso de la imagen en las redes sociales, sólo nos deja ver una parte, un trozo del pastel y en la mayoría de los casos, este trozo somos nosotros mismos, narrando nuestra forma de vida y relación con los demás.

Nos olvidamos de lo que nos rodea y solo deja espacio para primeros planos subrayando nuestra relación e interacción con las demás personas.


El formato panorámico 16:9 de estas imágenes del Valle, sólo es posible "en nuestros ojos" si cambiamos el punto de vista, la manera de ver y entender lo que nos rodea, quitándonos el miedo al exceso de información e intentando ver el paisaje en su conjunto.

En ese momento, no sólo veremos el Humedal del Padul, el Valle desde los molinos de viento y los almendros en flor de Nigüelas, sino una Comarca de luces y contrastes, de color en sus estaciones, de crecimiento en sus pueblos, reafirmando su propia y singular identidad.

Estamos en un momento en el que la fotografía ha cambiado la forma de ver y entender todo aquello que nos rodea, los dispositivos móviles nos obligán a componer y narrar una nueva realidad que antes no existía.

Las personas están por encima de todo y el resto sólo aparece en segundo plano, certificando nuestra ubicación temporal. Estamos aqui y ahora.

"Sólo hay que ser como el niño que cambió su punto de vista en 50 mm., su manera de ver y entender lo que le rodeaba, apostando por un formato más amplio y detallado."

Compartir 
Ver anterior
Últimas entradas
Categorías